Prensa Fondoin (10/03/2020).- Recientemente, se celebró en Caracas el “Taller sobre licencias de importación y exportación de sustancias que agotan la capa de ozono” en el marco del proyecto de Actividades Habilitantes para definir el camino hacia la reducción de los Hidrofluorocarbonos (HFC), en Venezuela.

Este proyecto asiste al país en el proceso de ratificación de la Enmienda de Kigali, con diferentes acciones que involucraron a sus actores competentes. Durante la ejecución del taller; se discutió sobre el estatus del proceso de ratificación de la enmienda de Kigali, evaluación de los aspectos normativos del decreto 4.335, identificación de los códigos arancelarios aduaneros de los gases refrigerantes, practicas demostrativas de asignaciones de cupos y cuotas de los HFC.

Gladys Hernández, Consultora de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) indicó que “con este taller el país ha dado demostración del compromiso con la protección del ambiente al constatarse el adelanto en la adecuación del sistema nacional de licencias de importación y exportación de SAO y del código aduanero a los requerimientos para el cumplimiento de sus obligaciones bajo el Protocolo de Montreal”. 

Asimismo, adicionó que el encuentro contó con la participación de representantes de la Fundación Fondo Venezolano de Reconversión Industrial y Tecnológica  (FONDOIN), el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (MINEC), el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT) y la participación de un experto internacional con experiencia en el tema, Leonardo Pollach. 

LA CAPA DE OZONO

La capa de ozono protege la vida en el planeta de los efectos nocivos de los rayos solares.  Dicha protección se consigue fundamentalmente a través de la sustitución de sustancias químicas usadas primordialmente en el sector de refrigeración y aire acondicionado, y en particular en la cadena de frío para la conservación de alimentos, tales como los  clorofluorocarbonos (CFC), los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y ahora los hidrofluorocarbonos (HFC).

En este sentido, la destrucción de la capa de ozono generaría consecuencias devastadoras en el planeta tierra, considerando que funciona como una malla que filtra los rayos ultravioletas tipo A, B y C lo que asciende a proteger cultivos, seres vivos, flora y fauna. Al llegar los CFC Y HCFC se ve amenazada la naturaleza lo que nos obliga a tomar acciones de control y reemplazo de estos refrigerantes, conocidos como SAO.

Por ello, se inicia la promoción de los HFC como sustitutos de las SAO presentándose como la alternativa ideal para los aires acondicionados, aparatos de refrigeración, espumas de poliuretano y aerosoles, sin embargo, al mismo tiempo se estableció que los sustitutos eran a su vez una seria amenaza para la estabilidad climática del planeta con un alto porcentaje de calentamiento global, generando elevamientos del nivel del mar, cambios en los patrones climáticos y una gran incertidumbre para los sembradíos y los alimentos de la humanidad. 

En este sentido, nace la quinta enmienda de Kigali del Protocolo de Montreal donde se establece para todos los países Parte del Protocolo reducir el consumo y la producción de esta sustancia; para el caso de los países desarrollados esta transición inició en el año 2019 mientras que para en desarrollo como China, los países africanos y los que conforman la región de América Latina y el caribe la reducción debe comenzar en el 2024.

Publicado 10/03/2020 Categoría: Noticias
Prensa Fondoin - Prensa Fondoin
 Print Friendly and PDF

PUBLICACIONES

TWITTER

VIDEOS