Prensa OzonAction (05/11/2018).-  Los pinos se vuelven temporalmente estériles cuando se exponen a la radiación ultravioleta (UV) tan intensa, como algunos científicos creen que la Tierra experimentó hace 252 millones de años durante la extinción masiva más grande del planeta, lo que apoya la teoría de que el agotamiento del ozono contribuyó a la crisis.

 El efecto de la alta radiación UV en las coníferas y potencialmente en otros árboles también sugiere precaución al introducir químicos que agotan la capa de ozono de la Tierra, que aún no se ha recuperado después de una prohibición global de los refrigerantes de clorofluorocarbono (CFC) en la década de 1980, después de que se desarrollaron agujeros de ozono sobre los polos. 

 Los productos químicos industriales destruyen el ozono atmosférico, que es la protección solar del planeta, debido a que protegen la vida de los rayos UV, en particular las longitudes de onda UV-B, que causan mutaciones en el ADN.

Los resultados del experimento, realizado por Jeffrey Benca, estudiante graduado de la Universidad de California en Berkeley, se publicaron el 7 de febrero en la revista en línea Science Advances.

Benca irradió pinos de 18 pulgadas de alto, parecidos a los bonsáis, con dosis de UV-B hasta 13 veces más fuertes que en la Tierra actual, simulando los efectos del agotamiento del ozono causado por inmensas erupciones volcánicas que ocurrieron al final del Período Pérmico. Durante el experimento de dos meses, ninguno de los árboles murió, pero todos los conos de semilla o piñas se encogieron solo días después de emerger, dejando los árboles estériles.

 Cuando se colocaron afuera, los árboles recuperaron la capacidad de producir conos de semillas saludables en años posteriores. Los científicos han propuesto que el agotamiento del ozono causado por erupciones volcánicas periódicas durante casi un millón de años fue una de las causas de la extinción final del período geológico, pero no está claro cómo. La lluvia ácida habría sido un efecto local, pero la extinción de casi el 70 por ciento de los animales terrestres conocidos, el 95 por ciento de la vida marina y muchos linajes de plantas fue global.

 Los estudios previos de modelos de paleoclima sugieren que las erupciones volcánicas podrían haber eliminado la capa de ozono en todo el mundo, aunque temporalmente. Sin embargo, incluso si los árboles antiguos recuperaran su fertilidad, los episodios repetidos de esterilidad podrían haber obstaculizado el crecimiento de la población a lo largo del tiempo, lo que provocó el colapso de la biosfera en todo el planeta, según Benca.

 Colapso de la biosfera a largo plazo

 "Durante el final de la crisis del período geológico, los bosques pueden haber desaparecido en parte o totalmente debido a una mayor exposición a los rayos UV", dijo Benca. "Con la aparición de pulsos de erupciones volcánicas, esperaríamos un debilitamiento del escudo de ozono pulsado, lo que podría haber conducido a una disminución de los bosques observada previamente en el registro fósil".

 "Si interrumpes algunos de los linajes de plantas dominantes en todo el mundo repetidamente, podrías desencadenar cascadas tróficas desestabilizando la base de la red alimenticia, lo que no funciona muy bien para los animales terrestres", agregó.

 Los hallazgos sorprendentes les dicen a los científicos algo sobre las extinciones pasadas y las perspectivas futuras de la Tierra, ya que el cambio climático, la destrucción del hábitat y la contaminación nos preparan para la sexta extinción masiva de la Tierra.

Publicado 05/11/2018 Categoría: Noticias
Prensa OzonAction - Foto cortesía
 Print Friendly and PDF

PUBLICACIONES

TWITTER

VIDEOS